Inicio / Blog Coaching Mental / ¿Qué significa competir? El Blog de Entrenamiento Mental by Vicente Cuairán
¿Qué significa competir? El Blog de Entrenamiento Mental by Vicente Cuairán

¿Qué significa competir? El Blog de Entrenamiento Mental by Vicente Cuairán

Si nos vamos a la definición formal que la RAE da al significado de la palabra COMPETIR podremos ver que la define como “Contender entre sí, aspirando unas y otras con empeño hacia una misma cosa”.

Hoy hablaba con un jugador y me decía que él era muy competitivo porque “siempre lo quería ganar todo y no le gustaba perder ni a las chapas”.
Pero… ¿Realmente competir tiene algo que ver con el hecho de querer ganar? Yo sinceramente creo que no, en mi opinión competir no tiene nada que ver con el hecho de ganar (o al menos ganar no es el fin primero en la actitud de competir).

Me explico, para mi competir tiene mucho más que ver con el proceso y ganar tiene más que ver con el resultado. Como dice la RAE competir es “contender” es decir “disputar” o “debatir”. Mi idea es que competir tiene más que ver con lo que tienes que hacer para resolver los retos, las
dificultades y los obstáculos que el tenis (e incluso la vida) te pone por delante. Yo digo que competir tiene más que ver con la resolución de esas situaciones en las que unas veces ganarás y otras veces perderás, pero en la que en ambos casos por el simple hecho de estar intentado buscar soluciones, ganes o pierdas ¡estarás compitiendo!

En mi opinión estamos pervirtiendo la palabra competir asociándola a la palabra ganar y me da la sensación de que por eso se empieza a percibir el concepto competir como algo que no es deseable y que debemos dejar de fomentar en nuestros jugadores/as. Yo no estoy de acuerdo con eso, yo creo que no es culpa de la palabra competir si no de la palabra ganar que nos hace percibir la competitividad como algo negativo.

Para mi competir es una lección de vida. Competir es un aprendizaje que nos enseña a convivir y a resolver los obstáculos desarrollando además nuevas y mejores soluciones. El problema de competir viene cuando mi jugador me dice que es muy competitivo porque “siempre quiere ganar”. ¿Quieres ganar siempre? Entonces no eres un jugador competitivo eres un “jugador que quiere ganar, sin más”. Y continuo el argumento diciéndole que “si realmente fueras un jugador competitivo me dirías que “te encanta resolver los obstáculos que te pone el rival, la pista, la bola, el viento, me dirías de sabes estar en calma y aceptar sea cual sea la situación de partido, me dirías que te encanta buscar soluciones porque eso te hace crecer, me dirías que no te defines por tus resultados ni que le das más valor que al proceso y me dirías que lo que más te pone es enfrentarte a desafíos, obstáculos y dificultades porque sabes que son los que te permiten salir de tu zona de confort. Si fueras un jugador competitivo no me hablarías de ni de ganar ni del resultado, me hablarías de obstáculos y de soluciones”.

Por lo tanto, creo que estamos siendo muy injustos denostando el concepto competitividad. Es más, de hecho, considero que es muy positivo fomentar la competitividad en nuestros jugadores/as desde etapas tempranas. (Siempre y cuando, repito, lo hagamos desde la perspectiva correcta y eliminemos de la ecuación de competir el concepto ganar).

Yo quiero jugadores/as que crezcan enfocados en buscar soluciones a los retos, obstáculos y dificultades que se les pongan por delante. Quiero jugadores felices cuando encuentren las soluciones a sus retos. Quiero jugadores que sepan entender que otras muchas veces no tendrán la solución para resolver esa dificultad y que a pesar de ello… ¡no pasa nada! Que solo es cuestión de tiempo y de seguir trabajando. Que no merece la pena enfadarse ni hacer un drama por no tener ¡hoy! la solución que necesito. Quiero jugadores que entiendan que lo importante es seguir aprendiendo para encontrar nuevas soluciones.

Tenemos que aprender que se puede competir de dos maneras:

1. Cuando tienes soluciones suficientes para resolver tus obstáculos.

2. Cuando no tienes soluciones suficientes para resolver tus obstáculos pero lo aceptas y te centras en aprender esas nuevas soluciones para ese obstáculo que ¡ahora! no eres capaz de resolver. ¡Se puede competir y ser súper competitivo perdiendo y fallando!

Ganar no tiene nada que ver con estos dos puntos. Ganar es otra cosa diferente. Así que acuérdate de que si a ti lo que te gusta es ganar ¡perfecto! pero que sepas que eso no te convierte en un jugador competitivo si no todo lo contrario porque… ¡competir no tiene nada que ver con ganar!

Un comentario

  1. Juan José García Saiz

    Muy bien definidos los conceptos y diferencias entre competir y ganar. Lo bueno es que la competitividad te hace tener mejores resultados.

Responder

Tu dirección de Email no será publicada. Campos obligatorios *

*

Scroll To Top
Recuperar password
Escribe tu email.
El sistema te envia un nuevo password a ese email.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien