Home / General / Rafa Nadal compite cuesta arriba en el Australian Open

Rafa Nadal compite cuesta arriba en el Australian Open

Rafa Nadal mantiene una relación complicada con el Australian Open (Melbourne 14/27 de enero) primer Grand Slam de la temporada y en el que compite con el objetivo de conseguir su segunda victoria, tras la conquistada en el año 2009, cuando se impuso en una final memorable al suizo Roger Federer por 7/5; 3/6; 7/6 (3); 3/6 y 6/2. El manacorí contaba por aquel entonces con 23 años y fue protagonista, junto al también español, Fernando Verdasco de uno de los partidos más largos de la historia del ‘major aussie’: 5horas 14’ en el duelo de semifinales.

Nadal acumula en su palmarés 11 Copas de los Mosqueteros, el trofeo que acredita al campeón de Roland Garros, lo que le sitúa como el jugador que más veces ha ganado un mismo Grand Slam; además, en su palmarés, figuran dos Wimbledon conquistados en Londres y tres entorchados en el US Open.

De ganar por segunda vez en Melbourne Park sería el primer jugador de la historia en vencer al menos dos veces en todos los Grand Slam en la Era Open, algo que sólo ha hecho y antes del profesionalismo, instaurado en 1968, Rod Laver, precisamente la mayor leyenda del tenis australiano. No será tarea sencilla. Nadal no compite bajo el calor extremo del verano del Hemisferio Sur con la misma eficacia que en los otros grandes torneos del calendario ATP, especialmente Roland Garros, donde el español es prácticamente invencible.

Según comenta Betway en su blog, los factores que hacen del Australian Open un torneo especialmente complicado para Nadal son variados pero todos juntos lastran el espectacular rendimiento del jugador balear. L

Lesiones, calor y pista dura

El calendario no es cuestión baladí en una temporada tan compleja y densa como la que promueve el ATP Tour. El Australian Open es el primer gran torneo del año. Cuando los 128 tenistas que conforman el cuadro final saltan a las pistas ‘aussies’, apenas ha comenzado el ciclo competitivo. Nadal planifica su preparación en función de Roland Garros y la temporada de tierra, donde es el mejor jugador de todos los tiempos con un porcentaje de victorias que supera el 92% a lo largo de su carrera. En cambio, su porcentaje de victorias en pista dura es alto, pero no es comparable a cuando juega sobre arcilla, un 77%, un porcentaje inferior incluso a su promedio de triunfos sobre hierba (77,2%).

Además, Nadal ha competido mermado por las lesiones en numerosas ocasiones en el Australian Open y este año, sin ir más lejos, es el primer torneo a tope que juega desde su lesión en el US Open. El estado físico de Rafa sufre especialmente en Melbourne. Su hoja de rutas en cuanto a percances físicos se refiere en este torneo es abundante: lesiones en 2006 (dolores de espalda); 2010 (retirada en la final ante Murray); 2013 (ausente por lesión en rodilla); 2014 (problemas físicos que le lastraron en la final ante Stanislav Wawrinka) y 2018, la edición del año pasado, donde también mermado por la lesión, abandonó en cuartos de final. El tipo de superficie sobre la que se juega este Grand Slam no favorece a un jugador al que las lesiones han castigado muy severamente.

El calor extremo que suele ser norma en Melbourne es otro hándicap importante para Nadal. Las normas de protección ante el calor extremo que Tennis Australia aplican durante el torneo palian, pero no son la panacea de un factor que suele afectar al jugador español de forma negativa.

A las condiciones físicas y atmosféricas se le une las puramente técnicas. Al estilo de juego de Nadal no favorece especialmente la superficie dura de las pistas de Melbourne Park, la sede del torneo desde los años ochenta. Su porcentaje de saques directos, un arma fundamental en este tipo de superficies para obtener cuantos más puntos ‘gratis’ mejor, no es el punto fuerte de Rafa. En todos sus partidos en Australia, ronda los 300 ‘aces’ por los más de 1.100 de Federer o los casi 550 de Novak Djokovic. Un dato, como también lo es, su porcentaje de victorias en Australia 55/12 en comparación con Roland Garros, su torneo fetiche, donde establece el listón en un punto difícilmente igualable: sólo trece jugadores le han ganado un set en Paris . Su porcentaje de victorias sobre tierra batida en 2018 fue del 96,3%, nueve puntos más que en pista dura con muchos más partidos disputados. Con estos datos sobre la mesa, ¿Qué pasará en Australia?

Infografía

Post en colaboración con Betway

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Recuperar password
Escribe tu email.
El sistema te envia un nuevo password a ese email.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien