Home / General / Carla Suárez cuenta en primera persona su viaje a Uganda con Ciudades del Viento y Tennis For All

Carla Suárez cuenta en primera persona su viaje a Uganda con Ciudades del Viento y Tennis For All

Por Carla Suárez / Uganda

He tenido la fortuna de pasar 10 días en Uganda con Freddy Santos (Ciudades de Viento) y Vincent Muwereza (Tennis for All) colaborando en su proyecto de cooperación a través del deporte. Con la entrega de material y el desarrollo de actividades hemos disfrutado junto a una comunidad de niños extraordinarios, y es una experiencia que llevaré por siempre conmigo. El tenis me ha dado muchas cosas desde mi infancia, he tenido la fortuna de vivir muchas situaciones en primera persona y lo considero un vehículo muy potente para transmitir valores y vivencias. 

Confieso que la cooperación siempre ha estado en mi cabeza, intentar ayudar a los demás, tratar con respeto a cualquier persona es uno de los gestos más humanos que podemos tener y esta convicción ha quedado todavía más grabada en mi después de esta experiencia. Puedo decir con el corazón en la mano que ha sido una vivencia preciosa, mucho más intensa de lo que hubiera podido imaginar. Desde el momento en que decides iniciar esta aventura aparecen imágenes en tu cabeza, pensamientos con los que intentas dibujar posibles situaciones pero nada de ello se acerca a la realidad. Porque la realidad te arrasa. Ver sonreír a los niños es adictivo, su alegría te desborda por dentro y transmite una energía difícil de explicar. Viendo las situaciones que el mundo les ha entregado, sintiendo de cerca la realidad que les rodea, te hace replantear muchas cosas sobre la vida. 

El deporte siempre tiene algo especial. Hemos intentado aportar un sentimiento de comunidad de la mano del deporte que tan feliz nos hace. Y su respuesta siempre es la misma. Desde el primer día te respetan, te aceptan y regalan abrazos con una sonrisa en la cara. El compañerismo que se vive es tremendo y te encuentras a personas dispuestas a aprender cada día. Cualquier pequeño detalle es valorado con una satisfacción tremenda, y eso es algo que impacta en una era donde damos por hecho muchas cosas. Hay compañerismo a unos niveles muy altos y el egoísmo brilla por su ausencia. La comunidad mira por el bien de todos y se comparte hasta el último detalle, por poco que se tenga. Si nuestra ilusión es hacerles disfrutar, sentir un vínculo entre todos, también nos traemos muchas lecciones a nuestro regreso. 

La idea que tenemos es continuar avanzando con el proyecto y seguir realizando acciones a través del tenis. Cualquier pequeño detalle puede marcar una gran diferencia. La gratitud que se vive es enorme y te transmiten un mensaje bien claro: no quieren que te marches. Nuestra idea es seguir garantizando que puedan contar con el tenis como una alternativa lúdica, enviar más material y poder seguir disfrutando con nuestro deporte.

Una parte interesante del proyecto se basa en construir un terreno apto para jugar al tenis.  Lo más importante de todo es generar ese vínculo mutuo de afecto y cercano. Cualquier persona merece sentir un cariño, alegría y felicidad en la vida, y el granito de arena que he podido brindar a través del tenis me ha hecho venir a Uganda. Soy consciente de que toda ayuda es poca, pero si generamos un pequeño impacto en nuestro círculo más cercano, por mínimo que sea, ya estaremos avanzando. Quería que tuvieran la oportunidad de disfrutar y sentir esa alegría a través
del deporte que casi todo me lo ha dado. Igual que yo disfrutaba cuando era una niña como ellos lo son ahora. 

Valorar lo que tenemos y disfrutar es importante en la vida. Debemos ser todavía más conscientes de lo afortunados que somos, porque somos privilegiados en cada detalle. 
Poder ayudar a los demás sí que es un verdadero éxito.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Recuperar password
Escribe tu email.
El sistema te envia un nuevo password a ese email.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien