Home / General / Dirección de la ansiedad en el tenis. Columna de opinión de José Manuel Cebriá

Dirección de la ansiedad en el tenis. Columna de opinión de José Manuel Cebriá

JOSÉ MANUEL CEBRIÁ GARCÍA es licenciado y Doctor en Psicología, Psicólogo Especialista en Psicoterapia de la Federación Europea de Asociación de Psicólogos (EFPA) y se ha formado e investigado en intervención psicológica en tenis.

En el artículo anterior, hicimos un repaso general de los distintos factores que pueden contribuir a desarrollar ansiedad en el tenis de competición en unos niveles no deseables. Y digo en niveles no deseables ya que como mencionamos en dicho artículo, el tenis es un deporte en el que el componente mental tiene una gran importancia y la mente del jugador tiene que estar preparada para pasar de la calma a la activación y viceversa. Partimos por tanto de la base de que el jugador en algunos momentos de la competición va a experimentar estrés.

Uno de los factores que pueden influir en la ansiedad del jugador es lo que Jones (1991) denominó dirección de la ansiedad. Es interesante tratar la ansiedad desde este punto de vista ya que nos ayudará a enfrentarnos a ella abordándola desde otra perspectiva. Según este modelo, el impacto de la ansiedad sobre la ejecución no depende tanto de la intensidad de la ansiedad sino de que el deportista la perciba
como favorable o desfavorable para alcanzar un buen rendimiento. Los síntomas físicos, por ejemplo, pueden ser perjudiciales para un deportista y pueden ser experimentados como facilitadores para otro.

Esto significa que el jugador etiqueta los síntomas de ansiedad que experimenta como facilitadores o como obstáculos. Estos síntomas son interpretados en una u otra dirección dependiendo de la percepción de autocontrol que tiene el jugador y los patrones motivacionales del jugador. Estos patrones se pueden caracterizar por la búsqueda de desafíos y la interpretación del fracaso como la necesidad de incrementar el esfuerzo, o podemos hablar de patrones motivacionales desadaptativos en el que el jugador evita los desafíos, atribuyendo el fracaso a la falta de habilidad y reduce el esfuerzo. Desde esta perspectiva podemos decir que las personas que se sienten capaces de obtener un buen rendimiento y confían en completar la acción, responden a la ansiedad con un enfoque dirigido a la tarea; se esfuerzan más, persisten más para mejorar y obtener un elevado rendimiento. Por el contrario, los jugadores que no confían en ser capaces de hacer bien su tarea y que tienen expectativas negativas experimentan la ansiedad como perjudicial y enfocan la preocupación hacia ellos mismas en vez de preocuparse por la tarea.

Todos conocemos ejemplos de jugadores que cuando no les van bien las cosas, la ansiedad se convierte en enfado, en ocasiones en ira y esta acaba provocando apatía. En el tenis de base encontramos a padres y entrenadores que tratan de animar a sus hijos o jugadores desde el principio del partido. Con su apoyo intentan que la cosa no se tuerza porque saben que su hijo o jugador no sabe reponerse cuanto le van mal las cosas en el partido y experimenta ansiedad (no saben manejar la frustración). En el polo opuesto encontramos jugadores que cuando las cosas no van bien siguen concentrados, trabajando y buscando soluciones.

En los pocos estudios comparativos que existen en los que se analiza el comportamiento entre deportistas de alto y bajo rendimiento, se pone de manifiesto que en los niveles de ansiedad cognitiva y somática ante las competiciones no hay diferencias entre ambos deportistas. Sin embargo, los deportistas de alto nivel interpretan que sus síntomas de ansiedad facilitarán el rendimiento antes que entorpecerlo.

Después de analizar brevemente esta interesante forma de abordar una de las causas de ansiedad en el tenis de competición y de ver que la forma de etiquetar los síntomas de ansiedad varía entre jugadores noveles y jugadores experimentados, no queda otra que trabajar para cambiar el estilo atribucional ante los síntomas de ansiedad de nuestros jugadores.

Un comentario

  1. Buenísimos artículos José Manuel Cebriá y necesarios!. Un saludo.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Recuperar password
Escribe tu email.
El sistema te envia un nuevo password a ese email.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien