Home / Blog Coaching Mental / Cómo diseñar potentes metas y objetivos tenísticos de cara a 2018. Blog Entrenamiento Mental de Vicente Cuairán

Cómo diseñar potentes metas y objetivos tenísticos de cara a 2018. Blog Entrenamiento Mental de Vicente Cuairán

Empezamos 2018 hablando de un tema que no puede faltar en esta época del año y que es de vital importancia: Aprender a establecer unas potentes metas y objetivos que nos permitan sacar todo el potencial que llevamos dentro a lo largo del año y, sobre todo, que dirijan nuestra acción hacia el lugar en el que nos queremos ver al final de año.

Nuestras metas y objetivos son las que van a decir donde queremos ir y, sobre todo, qué tenemos que ir haciendo para llegar hasta donde hemos decidido que queremos ir. Esto es lo mismo que cuando planeamos nuestras vacaciones de verano, lo primero que hacemos es decidir nuestro destino (donde nos queremos ver) y después tenemos que pensar en todo aquello que tenemos que ir haciendo para poder hacer realidad y acercarnos a ese destino en el que nos queremos ver en verano. Pues con el tenis pasa exactamente lo mismo.

Lo primero que tenemos que aprender y tener en cuenta es que (aunque nos parezca lo contrario) no son lo mismo mis METAS que mis OBJETIVOS.

Mis METAS son todas aquellas cosas que están relacionadas con los resultados que quiero alcanzar. Por ejemplo, meterme entre los 40 primeros del ranking nacional, clasificarme para el Campeonato Nacional o incluso ganar a tal jugador/a en concreto. El número de metas que podemos plantearnos es ilimitado pero tenemos que tener en cuenta que a mayor número de metas mayor número de objetivos y menos control vamos a tener sobre ellas con lo que la recomendación sería que establezcamos mejor entre 1 y 3 METAS en las que focalizarnos y que queremos alcanzar a lo largo del año.

Nuestras metas además tienen que reunir una serie de cualidades o características para que sean realmente potentes. Por ejemplo, si me quiero ir de vacaciones no me valdrá con decir “este año quiero descansar” o “me quiero ir a un sitio de playa”. Voy a necesitar ser mucho más concreto y establecer a que sitio concreto quiero ir, cuantos días, si es realista o alcanzable (económicamente por ejemplo) irme de vacaciones a ese sitio.

Con el tenis nos va a pasar lo mismo, no nos valdrá con decir quiero subir en el ranking, quiero ganar torneos. Las METAS que nos propongamos tienen que tener 5 características:

– Que sean CONCRETAS. Que definan con exactitud donde nos queremos ver o que queremos conseguir.

– Que sean REALISTAS. Nuestras metas tienen que ser retadoras pero alcanzables. Si tengo 16 años y soy el 500 del ranking nacional parece poco
realista plantarse como meta para este año ganar Roland Garros.

– Que DEPENDA DE MI. Hacer que mis metas dependan de mí me va a permitir tener el control para poder hacer los ajustes que sean necesarios.

– Que estén FORMULADAS EN POSITIVO. Esto que parece banal es muy importante ya que cuando hablamos en positivo actuamos para conseguir cosas que no hacemos cuando hablamos en negativo que lo hacemos para evitar. Si decimos meterme entre los 40 del ranking nacional hablamos de lo que queremos conseguir. Por el contrario, si decimos no quedar fuera de los 40 del ranking nacional nos enfocamos en lo que queremos evitar y eso nos va a restar mucha energía y potencia. Parece un detalle insignificante pero tiene mucha importancia que formulemos nuestras metas en positivo.

– Que tengas FECHA DE CONSECUCIÓN. Necesitamos saber cuándo queremos conseguir aquella meta que deseamos. No será lo mismo querer irme de vacaciones al Caribe en 3 meses que en 9 meses ni tampoco será lo mismo querer entrar entre los 40 del ranking nacional en 3 meses que en 9 meses ya que los objetivos que nos tendremos que plantear serán totalmente diferentes.

Ahora toca hablar de los que son nuestros OBJETIVOS. Las metas hemos dicho que son todo aquello que quiero conseguir (más relacionado con el resultado). Los objetivos, por el contrario, son todo aquello que está relacionado con el rendimiento que tengo que desarrollar para acercarme a ese objetivo.

Por ejemplo, si me quiero ir al Caribe en 6 meses y el viaje cuesta 6.000 euros. Sabiendo que tengo 2.000 euros en el banco mi objetivo será trabajar 2 horas más al día para reunir los 4.000 euros que necesito para cumplir mi meta de irme al Caribe. Si mi meta es meterme entre los 40 primeros del ranking nacional en 6 meses, sabiendo que soy el 60 del ranking mi objetivo será trabajar (por ejemplo) mi movilidad de pies, mi velocidad de saque y mi consistencia con el revés para poder acercarme a mi meta.

Y al igual que ocurría con nuestras metas los OBJETIVOS también tienen que reunir las mismas 5 características que necesitamos encontrar en las metas, es decir, que sean CONCRETOS, REALISTAS, QUE DEPENDAN DE MI, FORMULADOS EN POSITIVO y CON FECHA DE CONSECUCIÓN.

Y esto es lo que hago y trabajo con cada uno de mis jugadores al comienzo de cada año. Pensamos cuales son las metas que queremos alcanzar, donde nos queremos ver y reflexionamos sobre que objetivos mentales tenemos que desarrollar y entrenar para acercarnos a la meta que nos hemos propuesto.

Os pongo un ejemplo real de un jugador con el que trabaje metas y objetivos ayer:

META JUGADOR: Clasificarse en 2018 para entrar en la DAVIS CUP JUNIOR.

OBJETIVOS DEL JUGADOR (DESDE EL PUNTO DE VISTA MENTAL):

OBJETIVO 1: AUMENTAR EN AL MENOS UN 70% SU CAPACIDAD DE AUTOCONTROL (CALMA) Y BÚSQUEDA DE SOLUCIONES ENTRE PUNTOS. (Y escribimos las situaciones concretas de partido en las que lo tenemos que mejorar)

OBJETIVO 2: AUMENTAR EN AL MENOS UN 70% SU ENERGÍA, SU FOCO EN EL PRESENTE Y SU CONEXIÓN CON LA TAREA/JUGADA AL INICIO DEL PUNTO.
(Y escribimos las situaciones concretas de partido en las que lo tenemos que mejorar)

OBJETIVO 3: AUMENTAR EN AL MENOS UN 70% SU INTENSIDAD DE PIES, SU ACTIVACIÓN DE MANOS Y SU CONEXIÓN CON LA TAREA/JUGADA AL INICIO
DEL PUNTO. (Y escribimos las situaciones concretas de partido en las que lo tenemos que mejorar)

Una vez establecidas las metas y objetivos del jugador lo que hacemos es trabajar y llevar a la acción concreta (dentro y fuera de pista) mediante el entrenamiento para interiorizar en el jugador todos estos objetivos en cada vez más situaciones porque sabemos que cuanto mejor compita y más desarrollados estén estos objetivos en el tenis del jugador más cerca estará de alcanzar las metas que se ha propuesto.

Así que os animo a todos y todas a poner por escrito cuales queréis que sean vuestras metas y objetivos de cara a 2018 para que tengáis un año potente y motivador que os permitan crecer como personas y como jugadoras y sintáis la satisfacción que supone trabajar para alcanzar aquello que deseáis.

Y es que, como decía, Julius Erving (uno de los mejores jugadores de Baloncesto de la historia) “Los objetivos determinan aquello en lo que te vas a convertir”.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Recuperar password
Escribe tu email.
El sistema te envia un nuevo password a ese email.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien