Home / Blog Coaching Mental / Cómo gestionar mentalmente los fallos de un partido. El Blog de Entrenamiento Mental de Vicente Cuairán

Cómo gestionar mentalmente los fallos de un partido. El Blog de Entrenamiento Mental de Vicente Cuairán

Una de las situaciones que más tiempo me lleva trabajar con mis jugadores/as es la gestión mental de los fallos del partido. El 90% de los jugadores/as que me contactan para que trabaje con ellos su mentalidad y actitud mental lo hacen porque, entre otras cosas, tienen problemas para gestionar mentalmente de una manera eficaz los fallos del partido.

La respuesta normal después de un FALLO de la mayoría de los jugadores/as con los que comienzo a entrenar mentalmente suele ser la de ENFADADARSE y la de FOCALIZARSE EN EL PROBLEMA que normalmente se traduce en la pista en forma de quejas, gritos, bolazos a la valla, raquetas por el suelo y verbalizaciones del tipo “es que no meto una”, “es que no se jugar”, “pero como puedes fallar esa bola”…

Está claro que a ningún jugador/a le gusta fallar y si vivéramos en un mundo ideal lo mejor sería que existiera la posibilidad de “no fallar nunca” y así el problema quedaría resuelto, si no fallo, no hay ni enfado ni focalización en el problema (puesto que el problema no existe
al no fallar) y todos jugaríamos tranquilos y muy concentrados.

Pero como vivimos en el mundo real, lo cierto es que nos guste o nos guste siempre vamos a cometer fallos a lo largo de un partido. Así que la solución más inteligente quizás no sea tanto querer no fallar si no aprender a poner nuestra atención en otro tipo de soluciones que sean más efectivas y que nos permitan responder de una manera más eficiente después de un fallo.

Cuando trabajo mentalmnte el tema de los fallos con mis jugadores/as le suelo hacer esta pregunta:

“Imagínate que tuvieras un amigo que hace salto de trampolín (picados) y que te dijera que le encanta y es alucinante dar piruetas y vueltas por el aire y que la adrenalina antes de saltar es algo que le gusta muchísimo pero que, sin embargo lo de mojarse y caer al agua es
algo que no le gusta nada, que de hecho le enfada y que no soporta el agua” .¿Qué le dirías a este amigo tuyo? Seguramente le darías dos opciones, la primera, cámbiate de deporte porque el agua no va a dejar de estar ahí y búscate un deporte en el que no te mojes o bien cambia la manera de pensar respecto al agua porque si no, no vas a dejar nunca de enfadarte nunca.

¿Entendéis esta analogía con lo que nos pasa a nosotros en el mundo del tenis? La siguiente pregunta que le hago al jugador/a es… Y a ti, ¿te gusta fallar?

Aquí muchas veces el jugador/a se queda pensativo porque no sabe que responder pero la mayoría de las veces no se puede resistir y me dice que ¡NO! Que a él o ella no le gusta fallar. Y ahí es cuando le digo que tendrá que hacer como su amigo el saltador de trampolín y que si no le gusta fallar tendrá que cambiarse de deporte y buscar uno en el que no se falle porque en el tenis el fallo es algo que forma parte del juego nos guste o no porque ni yo ni nadie le va a poder entrenar para que no sea capaz de no fallar nunca
porque si hubiera una manera de jugar sin fallar, Nole, Rafa o Roger ya lo estaráin haciendo, así que si ellos fallan, todos podemos fallar.

Tenemos que entender que no podemos elegir las situaciones que vivimos en pista (y el fallo es una de ellas) pero sí que podemos elegir LO QUE QUEREMOS PENSAR de las situaciones que vivimos en pista y esta capacidad para elegir lo que queremos pensar de los fallos es un SUPERPODER todavía más potente que el hecho de fallar o no fallar.

Ante un fallo SIEMPRE tenemos dos opciones:

1. Pensar de manera PESIMISTA Y EN EL PROBLEMA.
2. Pensar de manera OPTIMISTA Y EN LAS SOLUCIONES. Es decir, ante un fallo podemos PENSAR de dos maneras:

1. “¡Es que no meto una siempre me pasa lo mismo!”
2. “Tranquilo, esto forma parte del juego, acelera más la mano”

La primer opción te va a llevar sí o sí a un estado emocional de enfado y a que cada vez más veces te focalices en los problemas de los errores y dificultades que vives en pista y te digo una cosa así ¡es imposible rendir a tu máximo nivel si te pasas el partido enfadado y
pensando en todos y cada uno de los errores y dificultades del partido!

La segunda opción te va a llevar sí o sí a un estado emocional de calma y a que cada vez más veces te focalices en las soluciones de los errores y dificultades que vives en pista y te digo otra cosa así ¡es mucho más fácil rendir a tu máximo nivel si te pasas el partido en calma y pensando en las soluciones de todos y cada uno de los errore y dificutades del partido!

Así que si de verdad quieres aprender a gestionar mentalmente los errores del tu partido lo primero que tienes que aprender a hacer es a ACEPTAR que los fallos forman parte deljuego (esto es lo que hay) y después a aprender a PENSAR de manera OPTIMISTA y EN SOLUCIONES cuando éstos errores ocurran porque ¿sabes lo que pasará si haces esto?

Que cometerás mucho menos errores que si cuando falla piensas de manera PESIMISTAS y EN EL PROBLEMA.

Así que ya sabes no puedes elegir no fallar pero si puedes elegir lo que quieres PENSAR después de cada fallo que cometes y ese es precisamente el SUPER PODER que entreno con cada uno de los jugadores/as que trabajan conmigo su mentalidad, fuerza mental y actitud mental y lo que les permite estar cada vez más tiempo en calma antes sus errores ydificultades del partido y encontrar así cada vez más soluciones con los que aforntarlos y es que, al final, no se trata de cuantos errores cometes si no de cuantas soluciones tienes para cada uno de esos errores.

Un comentario

  1. Francesco Manassero Zegarra.

    Exelentes ! Siempre he considerado la parte mental , lo mas impirtante en cualquier actividad de la vida. Me gustaria ver mas articulos sobre esto.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Recuperar password
Escribe tu email.
El sistema te envia un nuevo password a ese email.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien