Home / General / La importancia de conocer al alumno y sus expectativas by Mariano Martínez

La importancia de conocer al alumno y sus expectativas by Mariano Martínez

Mariano Martínez vuelve a escribir para industriadeltenis.com. En esta columna toca un aspecto clave: la necesidad de conocer al alumno con el que se trabaja día a día.

Un aspecto muy importante a considerar a la hora de impartir cursos para entrenadores, es la idiosincrasia del propio alumnado, más concretamente, conocer la predisposición y las expectativas de los mismos. A lo largo de mi etapa como director de docencia de la Federación de Tenis de la Comunidad Valenciana, desde el año 2011 al 2015, consideré prioritario el diseño de diversos cuestionarios a rellenar por los alumnos, previa asistencia a los cursos.

Aunque en todos los cursos se desarrollaron los mismos contenidos, cada uno de ellos se llevó a cabo con una dinámica diferente, intentando adecuarlos de la forma más precisa posible a las necesidades de los alumnos/as. En total realicé 12 promociones de entrenador de nivel 1, con un total de 201 alumnos, una promoción de instructor, una promoción de instructor con 18 alumnos y una promoción de nivel 2 con 16 alumnos, algunos de los cuales a día de hoy trabajan para organismos internacionales vinculados al tenis y otros se han convertido en auténticos maestros de culto en nuestro campo. La aplicabilidad de los cuestionaros era sencilla y factible dentro del contexto donde se desarrollaban. Únicamente se debía registrar si se impartían clases de tenis, si se habían recibido clases de tenis, enumerar en orden de importancia los tres temas más importantes
del temario y marcar los dos objetivos más importantes que se querían alcanzar con el curso.

Las seis opciones a elegir eran las siguientes:

1.- Conseguir un buen fichero de ejercicios
2.-Tener un titulo que me permita conseguir un buen trabajo
3.- Realizar el curso ya que es un requisito para mí
4.- Mejorar como entrenador/a
5.- Mejorar como docente específicamente en el tenis
6.- Adquirir conocimientos que me permitan realizar mi propio sistema de entrenamiento, ejercicios, etc.

También se les daba la posibilidad de formular cualquier otro objetivo, pero ninguno lo hizo.
Los datos obtenidos respecto a los alumnos que impartían clases de tenis fueron:

  • Mejorar como entrenador: 34%
  • Realizar el curso ya que es un requisito para mí: 22%
    -Conseguir un buen fichero de ejercicios: 18%
  • Otras tres opciones: el restante 30%

En cuanto a los temas más importantes señalaron fundamentos técnicos en primer lugar, fundamentos tácticos en segundo lugar y sistemas de competición en tercer lugar.
Por otro lado, para los alumnos que no impartían clases los objetivos más importantes fueron:

  • Tener un título que me permita conseguir un buen trabajo: 29%
  • Conseguir un buen fichero de ejercicios: 21%
  • Mejorar como docente específicamente en el tenis: 17%
  • Otras tres opciones: el restante 34%

Los temas que consideraron de mayor relevancia fueron en primer lugar fundamentos técnicos, metodología de la enseñanza en segundo lugar y en tercer lugar fundamentos tácticos.

Personalmente creo que la opción 6 era la más correcta si lo más importante era aprender. Sin embargo, no fue en ningún caso la opción más valorada, por lo que había cierta incoherencia entre aquellos que comentaron que su objetivo principal a la hora de realizar el curso era éste
y lo que señalaron posteriormente en el cuestionario. Evidentemente, eso no implica que no entrara dentro de su planificación el aprender durante el curso.

Con estos datos, siempre tuve la posibilidad de adaptar al máximo los cursos a los asistentes. A continuación expongo mis conclusiones, siempre hablando de forma generalizada, pues tuve algunos casos particulares que no se regían por estas normas.
1.- Los alumnos que ya impartían clases de tenis eran más inflexibles metodológicamente hablando, menos abiertos a introducir nuevos métodos y sistemas de entrenamiento.
2.- Los alumnos que impartían clases de tenis eran más propensos a reproducir sistemas de entrenamiento que habían experimentado ellos anteriormente como jugadores, ya que por lo general, todos habían jugado al tenis previamente.
3.- Los alumnos que impartían clases de tenis concedían una gran importancia a la técnica y solían utilizar metodologías de entrenamiento más analíticas.
4.- Los alumnos que impartían clases de tenis eran menos tolerantes ante las críticas.
5.- Los alumnos que no impartían clases de tenis eran más creativos a la hora de realizar ejercicios de tenis, pero a su vez, en muchos casos, estos ejercicios no cumplían con los requisitos mínimos exigibles, pues la forma y transferencia de los mismos distaban mucho del objetivo real planificado.

Con todo lo expuesto espero que la presente información haya sido de vuestro agrado y os
pueda ser de utilidad en vuestra futura aplicación práctica diaria.
Si la dirección lo estima oportuno, en otro artículo desarrollaremos los cambios que se
introdujeron así como las metodologías utilizadas en los cursos donde ejercí como docente.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Suscríbete a nuestra Newsletter semanal

Recibirás todos los viernes un resumen de las noticias de la semana.

Recuperar password
Escribe tu email.
El sistema te envia un nuevo password a ese email.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien