Home / General / Directores de torneos: ¿Deberían ser un estamento federativo? Opinión de Crisanto Campos

Directores de torneos: ¿Deberían ser un estamento federativo? Opinión de Crisanto Campos

Crisanto Campos Crisanto Campos es director del CET Majadahonda; director de Torneos, profesor Nacional de Tenis y presidente Comité de Técnicos de la Federación de Tenis de Madrid. En esta columna de opinión pone sobre la mesa a debate la figura del director de torneos. Un puesto clave que, en cambio, no está lo suficientemente reconocido.

 

En la actualidad la Asamblea de una Federación Autonómica está formada por cuatro estamentos que representan a distintos colectivos. Los jugadores adquieren esa condición al jugar competiciones y estar clasificados. Los árbitros son los responsables titulados encargados de hacer cumplir el reglamento técnico de la competición. Los técnicos son titulados capacitados para enseñar y entrenar a jugadores en los distintos niveles. Los clubes son asociaciones deportivas que fomentan actividades sobre todo tenísticas en nuestro caso. La RFET tiene además la representación del colectivo de las Federaciones Autonómicas.
Si analizamos el nexo de unión entre los estamentos actuales, observamos que el elemento principal sería un torneo o un campeonato. Esta frase sería un ejemplo real de lo que comento: “Un Club organiza un torneo, que necesita un árbitro, para que los jugadores, que forman y/o entrenan los técnicos, participen.
Pues bien, el reglamento técnico de la R.F.E.T. recoge que: «Toda competición oficial deberá  contar con un Comité Organizador que estará constituido, al menos, por un Director del Torneo, que será el máximo responsable a efectos de la organización del evento.El Director del Torneo será el responsable de todos los detalles de organización general y buena marcha de la competición, facilitando al máximo el adecuado desarrollo de la misma. En ningún caso, el Director del Torneo podrá formar parte como jugador de la Competición.
Resumo las labores que debe realizar un Director de un torneo en cada momento.

Antes de la competición deberá trabajar en los siguientes puntos:
• Requisitos. Asegurarse de que todos los requisitos organizativos están cubiertos.
• Confección y publicación de las Bases por las que se regirá la Competición
• Composición de cuadros.
• Asignación de los jugadores invitados (WC) que serán entregados al Juez Árbitro…
Durante la competición, deberá atender las siguientes labores y/u obligaciones:
• Coordinar las distintas áreas de la organización del torneo atendiendo a las necesidades técnicas y de reglamentación que pudieran aparecer.
• Mediar en las relaciones del club anfitrión y los intereses de la competición.
• Atender a las organizaciones y entidades colaboradoras con el torneo y velar por sus intereses.
• Deberá permanecer en el recinto de la competición durante la celebración de los partidos y en caso de no poder hacerlo, deberá haber en su lugar algún miembro del Comité Organizador de la competición.
Después de la competición:
• Será el responsable de liquidar la tasa por jugador de todos los jugadores aceptados en el torneo a la Federación Territorial correspondiente en el plazo establecido en el punto II-C del presente reglamento.
• Deberá cerciorarse de que los resultados del torneo han sido correctamente recibidos por la Territorial correspondiente, por lo cual deberá obtener directamente del Juez árbitro una copia de los resultados finales a la finalización de la competición.
Depende del nivel de la competición, pero por norma general y sobre todo en las de base, que son las más numerosas y por donde todos los jugadores pasan, el director del torneo es un gran y comprometido aficionado, que realiza su función de forma altruista. No se le exige ninguna formación específica, ni estar federado, ni ningún vínculo federativo. En vista de lo anterior surgen las siguientes preguntas:

¿No es curioso que “al máximo responsable a efectos organizativos, hoy en día, no se le exija una mínima formación, que esté en posesión de la licencia federativa y que se “profesionalice” su labor?
¿No sería un colectivo, lo suficientemente representativo para constituir un estamento federativo?
Como dato, podemos decir que en Madrid se celebran más de 200 torneos al año, en todo el territorio nacional muchos más, lo que demuestra que hay gran cantidad de directores. Tengo que apuntar que conozco excelentes directores de torneos de diferentes niveles, de los que aprendo a diario.
Ya se está incorporando este tema de la dirección de torneos en los cursos de formación por parte del área de docencia de la RFET nivel II y próximamente en nivel III. Eso ya es un paso, pero a mi juicio no debería quedarse ahí. Habría que habilitar y formar a los directores. Dotar de contenido su función. Además habría que exigirles unos requisitos mínimos y ayudarles para llegar a constituir un estamento, tal y como se merece una figura tan importante en nuestro deporte.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Recuperar password
Escribe tu email.
El sistema te envia un nuevo password a ese email.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien