Home / Blog Coaching Mental / Cómo podemos gestionar el talento mental. Blog de Entrenamiento Mental de Vicente Cuairán

Cómo podemos gestionar el talento mental. Blog de Entrenamiento Mental de Vicente Cuairán

En esta entrada quiero que recapacitemos acerca del término “talento” y de lo que realmente significa. Si nos vamos a la definición que nos ofrece la Real Academia de la Lengua, veremos que en una de sus entradas define el talento como la “capacidad para el desempeño de algo”.

Nos son pocas las ocasiones en las que habrás escuchado a profesionales y no profesionales decir (incluso estoy seguro que tú también los has dicho) aquello de “este chico/a tiene mucho talento” porque, como dice la RAE, vemos que tiene una capacidad notable para el desempeño de alguna tarea o actividad.

La pregunta crucial que nos tenemos que hacer es: “Esto del talento es una cosa innata o aprendida”. Cuando vemos a ese jugador o a esa jugadora desempeñar su labor de esa manera tan “talentosa” lo hace porque venía así de fábrica o porque lo ha aprendido a lo largo del tiempo.

La realidad es que depende. Hay talentos que son heredados y otros que son aprendidos. Tenemos que saber que el único talento que es puramente heredado es el talento físico. Es decir, aquellas cualidades físicas que heredamos de los genes de nuestros padres. Por ejemplo, la altura. Yo mido 1,91 cm pero no he aprendido a medir lo que mido, es algo que simplemente ocurre porque los genes de mis padres me han programado así y ni yo ni el contexto o entorno puede hacer nada para que la altura que han programado mis genes varíe. Desde el momento en que el óvulo de mi madre fue fecundado por el espermatozoide de mi padre se comenzó a programar mi estatura futura y no puedo hace nada para “entrenar mi altura” para mejorarla o empeorarla. (Salvo que lleve a cabo programas específicos que “engañan a mi programación del crecimiento”)

Por lo tanto, mi estatura… ¿es un talento? Yo diría que sí. Un talento heredado del que no tengo demasiado mérito pero un talento al final y al cabo que me permite desempeñar determinadas tareas de una manera más eficaz. Por ejemplo, si hacemos un concurso de saques para que ver quién alcanza una mayor velocidad. Mi talento natural de medir 1,91 me va a dar ventaja respecto a otro participante que mida 1,60 dado que mis brazos me van a permitir unas palancas que van a hacer posible que consiga una mayor velocidad.

Así pues, podemos concluir (y creo que casi todos estaremos de acuerdo en este punto) en que existe el talento natural que es innato y heredado y del que no es necesario aprendizaje alguno.

Pero… ¿y qué pasa con el talento mental? Es decir, con el talento que se traduce la capacidad de estar en calma, en la capacidad para estar motivado, en la capacidad de trabajo, en la capacidad para estar concentrado, en la capacidad para encontrar soluciones, en la capacidad para la autoconfianza o en la capacidad para resistir la adversidad, por ejemplo.

¿Estas capacidades son talentos innatos o aprendidos? ¿Estamos programados genéticamente para la motivación, el autocontrol, la capacidad de trabajo, la capacidad de estar en calma o la capacidad para resistir la adversidad o es algo que vamos aprendiendo a lo largo de la vida?

Sobre esto hay muchas opiniones. Unos dicen que el talento mental o cognitivo es innato, otros dicen que una parte es innata y otra aprendida y los últimos estudios defienden cada vez con más fuerza que estas cualidades mentales son en un 99,99% aprendidas y que hay
poca influencia genética en ellas.

La mentalidad de deportistas como Nadal o Jordan ¿son talentos aprendidos o innatos? La respuesta cada vez está más clara en torno a la idea de que ha sido lo que han aprendido a lo largo del tiempo y sobre todo a través de la educación en una interpretación cada vez más
eficaz de la realidad y situaciones que estos deportistas han vivido lo que ha forjado la calidad indudable de su talento mental.

Estos dos deportistas y otros han aprendido a pensar de una manera tan eficaz que les ha permitido adquirir unas capacidades fuera de lo comunes en la gestión de las adversidad, de los fallos y de las dificultades y por lo tanto su talento no está ni siquiera en lo que hacen, realmente está en lo que PIENSAN DE LAS SITUACIONES QUE VIVEN que se traduce en su actitud mental (es decir en lo que sienten y hacen) en cualquier situación ya sea esta positiva o negativa.

El talento mental no tiene mucho que ver con los genes y sí que tiene que ver mucho con la educación en la manera de pensar del jugador/a. Porque, como digo, esta manera de pensar en la que le va a permitir mantenerse concentrado, motivado, con autocontrol, en calma, con motivación del deber para el trabajo o con la capacidad para resistir la adversidad.

Entonces, podremos replicar a jugadores como Nadal o Jordan… ¡Imposible! Básicamente porque no podemos poner a nuestros jugadores/as en las mismas situaciones que han vivido ellos a lo largo de su vida. La vida no es una probeta. Pero tampoco considero esto un
inconveniente no una prueba porque no creo que el objetivo sea replicar a Nadal o Jordan.

Para mí el objetivo consiste en aprender a entrenar a nuestros jugadores/as de tal manera que desarrollen un talento mental que les permita interpretar cada situación que vivan de una manera tan eficaz que les permita gestionarlas de una manera óptima y desarrollar de esa manera unos valores deportivos y personales que les hagan desarrollar su máximo potencial. Si hacemos esto ¿por qué no vamos a conseguir (por difícil que sea) jugadores con una fuerza mental incluso mejor que la que han desarrollado Rafa o Jordan?

Los que trabajamos y entrenamos el aspecto mental de nuestros deportistas cada vez tenemos más ingredientes que nos dicen que recetas seguir a la hora de fortalecer la mentalidad de nuestro jugadores/as en competición y especialmente en las dificultades y obstáculos del partido para que sepan así mantenerse en calma, buscar soluciones y focalizarse en lo que quieren hacer para jugar con mayor activación e intensidad (y sin miedos, enfados o tensiones) Cada vez tenemos más información para entrenar los pensamientos de los jugadores/as con los que trabajamos para hacer que éstos se traduzcan en talento mental.

Así pues, a partir de ahora cuando veamos a un jugador/a desarrollar unas capacidades mentales extraordinarias y pensemos “vaya talento que tiene” es importante que dejemos de pensar que ese talento “le viene de fábrica y que tiene que ver con sus genes (como me pasa a mí con mi altura) y que empecemos a darnos cuenta y a saber de qué todo ese talento que estamos viendo no es más que el fruto de mucho trabajo de calidad en entrenamiento mental. La motivación, la concentración, la capacidad de trabajo, el autocontrol, la capacidad para resistir la adversidad, la capacidad para encontrar soluciones o la capacidad para permanecer en calma son talentos, sí, pero no son talentos innatos si no talentos aprendidos y entender esto es básico si queremos sacar el máximo potencial de nuestros jugadores/as (si somos entrenadores) o de nuestros hijos/as tenistas (si somos padres/madres) porque el talento mental es algo que SIEMPRE, SIEMPRE, SIEMPRE se ENTRENA.

Un comentario

  1. Hola, hay una parte de la publicacion que no entiendo muy bien.

    No me parece que ser alto o bajo sea “talento”, tampoco tener o estar concentrado lo sea. Como bien has dicho en la definicion ” Capacidad para desempeño de algo” y yo añadiria “con un exito en el resultado notable y repetido”. Es decir, ser ALTO y estar CONCENTRADO, para mi no es que tengas un talento, SI QUE VA AYUDAR o seria la base para realizar un buen saque. Para mi el Talento, es que seas capaz de realizar un saque a la velocidad que quieras, en la direccion que quieras, y un numero de repeticiones alta (para descartar el azar)

    Se oye mucho “El talento innato”, pero no creo que sea más que un desarrollo a temprana edad a raíz de unos buenos estímulos (entrenamiento), en un ambiente que haya favorecido ese despertar o inicio del talento (desde la tripa de nuestras madres ya dicen que percibimos estimulos)

    Sin mas conocimientos científicos, esa es mi idea.

    Un saludo!

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Recuperar password
Escribe tu email.
El sistema te envia un nuevo password a ese email.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien