Home / Blog Coaching Mental / ¿Por qué el tenis es un deporte especialmente mental? by Vicente Cuairán

¿Por qué el tenis es un deporte especialmente mental? by Vicente Cuairán

La mente es el “músculo” que lo domina todo. Controla como nos sentimos e interviene en la manera que nos comportamos a la hora de desarrollar el deporte que practicamos. En todos los deportes la mente es fundamental para poder desarrollar y competir a nuestro
mejor nivel, pero diría que en el caso del tenis, tiene una influencia todavía más significativa.

Tanto si eres jugador/a, entrenador/a o padre/madre sabes de lo que estoy hablando porque eso lo notas en cada partido que juegas o que veas jugar a tu hijo/a o jugador/a. Tanto para bien como para mal ves como la mente le permite (a tu hijo/a o jugador/a) o te
permite (a ti como jugador/a) sacar lo mejor de ti y disfrutar del partido o por el contrario te o le condena a estar enfadado, sentir miedo y comportarte(se) de una manera que se aleja mucho de lo que te hubiera gustado hacer o ver en tu hijo/a o jugador/a.

¡Y en el 100% de los casos siempre es la mente la que está detrás de como nos sentimos y de cómo nos comportamos en la pista!
Pero… ¿Y por qué el tenis es un deporte en el que el aspecto mental es tan determinante?

Seguramente son muchas las razones, pero para mí hay 3 que sobresalen de manera especial:

LA PRIMERA: EL TENIS ES UN DEPORTE INDIVIDUAL.
En los deportes de equipo tienes la ventaja de que no todo el juego pasa por ti. Se puede dar el caso de que en muchas jugadas ni siquiera toques en balón pero en el tenis TODOS LOS PUNTOS pasan por ti, para lo bueno y para lo malo.

En los deportes de equipo si no estás jugando bien o te lesionas te pueden sustituir por otro compañero o te puedes “esconder 5 minutos en la banda” (por ejemplo fútbol), en el tenis no te pueden sustituir ni tampoco “te puedes esconder 5 minutos del juego”. Si no estás
jugando bien te tienes que “buscar la vida tu solo” para encontrar las soluciones que te permitan mejorar tu juego.

En los deportes de equipo tienes compañeros que te pueden animar, que te hablan, que te dan instrucciones cuando has cometido un error o cuando no te están saliendo bien las cosas. En el tenis nadie te puede hablar (animar sí) ni te pueden dar instrucciones (salvo el
coaching on court de la WTA) de manera inmediata. Tienes que esperar a que llegue el descanso para poder hablar con tu entrenador/a.

LA SEGUNDA: EL TENIS ES UN DEPORTE DE ERRORES.
El tenis va de “fallar”. Esto es lo que hay. Es una característica más de este deporte. En pocos deportes un jugador/a falla tantas veces como en el tenis y es fundamental que aprenda a convivir y a aceptar esos errores.

A todos los jugadores/as con los que trabajo les pregunto lo mismo “¿Cómo llevas la aceptación del fallo?” Y el 99% de ellos/as me contestan lo mismo, “mal, no me gusta fallar”.

Cuando me dicen esto yo les pongo siempre el mismo ejemplo: Imagina que tu amigo Pedro hace salto de trampolín y te dice: “A mi me flipa el salto de trampolín, me encanta la sensación de estar a punto de saltar, de dar vueltas en el aire y de hacer figuras, pero odio el
momento de entrar en el agua porque no me gusta nada mojarme, no lo soporto” ¿Tú que le dirías a tu amigo Pedro? El 100% me dice lo mismo: “le diría que se dedicara a otra cosa o que aprendiera a aceptarlo”.

En ese momento es cuando les digo a los jugadores/as: “Pues yo te digo a ti lo mismo, si no aceptas el hecho de que el error forma parte de este deporte tienes un problema, porque es algo que no vas a poder evitar nunca. Es lo que hay. Fallar forma parte del tenis como
mojarse forma parte del salto de trampolín. No se trata de que te guste fallar y celebres cada fallo se trata de que lo entiendas como una parte más del juego que tienes que aceptar y a la que tienes que buscar soluciones”.

Y el que antes entiende esto, antes empieza a disfrutar en la pista y a dar lo mejor de si mismo/a.

LA TERCERA: EL TENIS ES UN DEPORTE EN EL QUE SE “JUEGA POCO”.
Sí, el tenis es un deporte en el que el tiempo en el que la bola está en juego no supera el 30- 35% del tiempo total que el jugador/a está en la pista. El resto del tiempo 65-70% la bola está parada y… ¿sabes lo que estás haciendo durante todo ese tiempo? ¡Pensar! ¡Darle vueltas a la cabeza! Imagínate si todo ese tiempo estás pensando de manera negativa, dándole vueltas a los problemas y enfadado porque has
fallado una bola… ¿cómo crees que vas a jugar luego el punto? Pues seguramente de una manera mucho menos competitiva de la que podrías si utilizaras todo ese tiempo para pensar en positivo, en buscar soluciones al fallo o en lo que quieres hacer en el siguiente punto.

Por lo tanto, la conclusión que podemos sacar de todo esto es que el tenis es un deporte en el que el impacto del aspecto mental en el juego es especialmente determinante por las peculiaridades del juego.

No podemos cambiar las características del juego, pero si que podemos cambiar nuestra mentalidad para adaptarnos mejor a las circunstancias especiales que tiene el tenis y mejorar de esa manera nuestra forma de competir en la pista y sacar así la mejor versión del tenista que llevamos dentro.

Vicente Cuairán
@vicentecuairan

Director de TennismindMethod – Empresa especializada en el entrenamiento mental de  jugadores de tenis.
www.tennismindmethod.com

2 comentarios

  1. Bien a industriadeltenis por apostar por este tipo de artículos y, a Vicente Cuairán. Gracias por sumar!. 🎾✋

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Recuperar password
Escribe tu email.
El sistema te envia un nuevo password a ese email.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien